• IDENTIDAD
  • Dirección Pedagógica

Dirección

                                                        Director Pedagógico   >> 2018

Fotografía Director Pedagógico 2018                                                             
        Patricio Eduardo Muñoz Jans

“CULTIVEMOS EL ARTE DEL DIÁLOGO Y LA PRESENCIA”

Quiero que reciban un saludo de bienestar y prosperidad para un año lleno de desafíos; agradezco a Dios y a María Auxiliadora el haber sido llamado a esta casa y por haberme invitado a ser parte del sueño Infantino: “entregar a la sociedad, generaciones de mujeres con valores y principios sólidos, que sean capaces de aportar con protagonismo desde la riqueza de su ser mujer, sus talentos y su vocación, a la construcción de nuevas relaciones humanas, basadas en la verdad, la solidaridad y la justicia”.

Nuestra mirada educativa, nos hace ver que es mucho lo positivo que hay en cada corazón, son muchos los talentos, por lo que es preciso hacer aflorar estas cosas positivas mediante un paciente trabajo de atención, de escucha, de diálogo con los demás y de reflexión. De aprender juntos en un ambiente de familia, en el cual se trabaja por la unidad y se expresa la alegría: un lugar de encuentro con Dios, donde Jesús es el verdadero protagonista y conductor del encuentro, de la escucha y del diálogo. Dispuestos a escuchar todas las respuestas, incluso las enigmáticas y provocadoras.

Queremos como Liceo cultivar estos valores y traducirlos en acciones que nos permitan seguir trabajando juntos en:
• Incentivar el rol formativo de la Familia: en la vida, en cada momento.
• Promover la participación y presencia activa de todos los miembros de la Comunidad: estar dispuestos a hacer todo por el bien de nuestras alumnas.
• Ejercer un liderazgo corresponsable: hacernos querer, escuchar y estar atentos a las inquietudes de nuestras alumnas. Logrando el encuentro vital con las niñas y jóvenes, para ayudarles a descubrir la vocación que Dios les regala.
• Un modelo pedagógico, innovador e inclusivo, audaz y fiel al carisma salesiano, que busca alcanzar resultados de excelencia y que mantiene altas expectativas respecto a lo que pueden lograr nuestras alumnas.

Para finalizar no debemos descuidar que en nuestra tarea debemos pedir la asistencia de María Auxiliadora, y acercarnos a Jesús en la oración; pues con Él la carga se hace más ligera y las fatigas suaves. Y estemos alegres; pues la alegría es signo de quien tiene amor en su corazón.
Fraternalmente

Patricio Muñoz Jans
Director